Egresados de minería diseñan estrategias para encontrar empleo ante contracción del área

Egresados de minería diseñan estrategias para encontrar empleo ante contracción del área

Si hace un par de años los profesionales conseguían trabajo incluso antes de recibir su título, ahora el panorama es distinto: la contratación pue

Negociación colectiva en División Salvador da resultados mixtos
Codelco perderá seis puntos de participación en producción de molibdeno en 2017
Deuda de empresas mineras crece casi siete veces en los últimos once años

Si hace un par de años los profesionales conseguían trabajo incluso antes de recibir su título, ahora el panorama es distinto: la contratación puede tardar hasta 12 meses. Muchas universidades han tomado cartas en el asunto, considerando que las personas formadas en minería se duplicarán en 10 años.

En 2012, el panorama para los recién egresados relacionados con el rubro minero era el ideal: había poca competencia y las empresas mineras del sector demandaban fuertemente profesionales para llevar a cabo proyectos y exploraciones. “Muchos, ya al quinto año tenían un trabajo que bordeaba los $3.000.000″, indica Iván Soto, jefe de carrera de Geología de la Universidad Católica del Norte (UCN).

Pero hoy el panorama es diferente: la minería se ha visto golpeada por los menores precios y eso se percibe también a la hora de buscar trabajo en el sector. “Ahora estamos en condiciones normales, y un egresado está demorando entre seis meses y un año en encontrar un empleo”, resume Soto.

En ingeniería en minas se percibe el mismo escenario. “Las grandes mineras están despidiendo a personal profesional y los procesos de contratación de jóvenes egresados se han ralentizado o disminuido sustancialmente”, admite el director del Departamento de Ingeniería en Minería UC, Rodrigo Pascual.

Según datos de Mifuturo.cl, el 98% de los recién egresados de geología encuentra trabajo durante los primeros 12 meses, cifra que llega al 100% entre los ingenieros civiles en minas. Christian Schnettler, gerente del Consejo de Competencias Mineras (CCM), advierte que la situación va a empeorar en la próxima medición, debido a la sensibilidad de la demanda ante los ciclos económicos. “La empleabilidad al primer y segundo año debiera caer. Sin embargo, al tercer año no proyecto que se mueva tanto”, dice.

Gonzalo Montes, jefe docente y coordinador de titulación del Departamento de Ingeniería en Minas de la Universidad de Chile, afirma que es un tema que genera preocupación entre los recién egresados: “Ellos sienten una presión cuando conocen la realidad que hoy se está viviendo, con la caída del precio del cobre y de las inversiones. En el pregrado, este nuevo escenario lo hemos tenido que manejar internamente, hablando con el estudiante de la situación actual”.

En todo caso, los niveles de sueldo después del primer año de titulación no han caído, perciben Soto y Montes. Según datos de Mifuturo.cl, un ingeniero civil en minas gana en promedio $2.763.014 al año de recibirse, mientras que un geólogo $2.871.078.

En cinco años casi se duplican postgrados en minería

Hacia adelante, las perspectivas para las carreras relacionadas con el rubro minero son complejas. Según un estudio del CCM, en 2023 habrá una demanda por 135 geólogos, pero existirán 1.770 de estos profesionales disponibles. La industria necesitará de 203 ingenieros en minas especialistas en extracción, pero la dotación total en el país será de 1.663 personas.

Ante esto, las universidades han tomado cartas en el asunto. En la Universidad de Chile, por ejemplo, están apostando por dar un sello más multidisciplinario a sus egresados, con cursos de liderazgo, autoconocimiento y, además, relacionándose durante el estudio de la especialidad con otras áreas, como ingeniería eléctrica o industrial.

“Los alumnos, al término de la carrera, tienen la destreza para liderar grupos de distintas disciplinas y formar empresas que den soluciones a la minería. Lo que esperamos es que estos profesionales generen emprendimientos que las grandes consultoras no están cubriendo”, señala Montes.

Ampliar el radio de acción también es una estrategia validada en el colegio de geólogos. Juan Carlos Marquardt, vicepresidente de la institución, destaca: “La mayor parte de nuestra fuerza laboral se desempeña en exploraciones y operaciones mineras. En ese sentido, abrir nuevas áreas de trabajo es el desafío que tenemos como geólogos y donde necesitamos el apoyo de las autoridades del país”.

Según Soto, muchos profesionales recién egresados de la UCN, buscan potenciar su presencia en la línea de asesorías de planificación territorial, donde es posible aportar desde variadas posiciones, como ministerios de Energía, Obras Públicas o Bienes Nacionales, el Sernageomin, el Sernatur o en las municipalidades. “En un país altamente susceptible a la geología, debemos ser capaces de darle las herramientas al Estado y a las comunidades para que conozcan mejor su entorno”, agrega el académico.

Otro camino que han tomado los nuevos profesionales ha sido el de continuar con sus estudios. “Para ser competitivo en un mercado con escasa demanda de profesionales, los postgrados son una forma inteligente de lograr la diferenciación”, indica Pascual. Según el levantamiento del CCM, si en 2008 había 387 personas cursando un magíster en un área relevante para la minería, en 2013 la cifra ya subía a 688.

Para Marquardt, es una solución práctica. “Los nuevos egresados aplazan su entrada al mercado y pueden obtener una educación de mayor nivel para cuando se presenten oportunidades de trabajo. También pueden ser un aporte significativo a la investigación científica que puede abrirles nuevas oportunidades a futuro”, concluye.

 Universidades tradicionales confiadas en mantener buena tasa de empleabilidad

Actualmente hay 107 programas vigentes de geología y el 63% fue creado a partir de 2010. En el caso de ingeniería en minas, de los 185 programas actuales, el 74% comenzó a operar después de esa fecha, según datos aportados por el Consejo de Competencias Mineras (CCM).

A pesar de este aumento de la oferta de profesionales, entre las universidades de mayor renombre -como la Universidad de Chile, la UC y la UCN- no hay preocupación. “La empleabilidad se va a mantener alta en aquellos organismos tradicionalmente buenos y usados por la minería”, estima Christian Schnettler, gerente de CCM.

Según datos de dicho organismo, el 76% de los programas de minería pertenece a una institución acreditada por 4 años o más, 13% a una acreditada por menos de 4 años y un 11% a una sin acreditación.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0