adminFebrero 7, 2017
oscar-landerretche-900x506.jpg
6min2390

Cerca de un mes ha transcurrido desde el 13 de enero, cuando el presidente del directorio de Codelco, Oscar Landerretche, sufrió un atentado explosivo en su casa de la comuna de La Reina, que le provocó algunas lesiones leves a él y a integrantes de su grupo familiar. El ataque se lo atribuyó un grupo denominado “individualistas tendiendo a lo salvaje”, autodefinidos como “eco-terroristas”.

Si bien Landerretche retomó sus actividades en la cuprera dos días después del atentado, y ha participado en algunas actividades oficiales, no se había referido en extenso al caso, que está siendo actualmente investigado por el Ministerio Público. Eso hasta ayer, ya que el boletín “Mi turno”, destinado a trabajadores de la empresa, incluyó este mes una entrevista donde el ejecutivo reflexionó en profundidad sobre lo ocurrido aquél día y las posibles motivaciones detrás del ataque.

Landerretche señaló que tras la explosión su primera reacción fue de intentar proteger a su familia. “No sabía si era sólo la explosión o había algo más, por lo que en el primer momento me aseguré de verificar como estaban todos: la señora Catalina, mi suegra, mi hija”, relató.

El ejecutivo de la minera estatal agregó que tras eso su preocupación se centró en otros directivos de Codelco. “Lo que se me vino a la cabeza fue llamar a Nelson Pizarro (presidente ejecutivo de la cuprera), por si le hubieran mandado algo también a él. Pedí que llamaran a todos los directores y gerentes para que tuvieran cuidado con paquetes que recibieran en sus casas, y luego fue llamar (sic) al Ministerio del Interior para pedir ayuda de la policía”, dijo.

Autores

El presidente de Codelco se mostró escéptico respecto del grupo que se auto adjudico el atentado. “No sabemos si esto realmente es motivado por las cosas que estamos haciendo, también es posible que estén atentando contra nosotros por nuestra mera existencia, como lo han difundido quienes se lo atribuyen, aunque me cuesta creer un poco en eso”.

En ese plano, añadió que “no hay que ser ingenuo con la información que se ha difundido, es posible que exista un grupo raro de gente desquiciada, pero también es posible que eso sea una fachada. En todo caso, tengo la mayor fe y tranquilidad en que la policía chilena va a descubrir la verdad”.

Landerretche detalló que “hemos implementado medidas a lo largo y ancho de la Corporación que han sido difíciles de aceptar porque son complejas, y es posible que en medio de eso -no digo que ésta sea la razón-, hayamos molestado a alguien. También es posible que hayamos molestado a alguien porque estamos tratando de sanear la relación financiera que tiene Codelco con el Estado”.

Landerretche sostuvo que espera que a los responsables “se les castigue de forma ejemplarizadora por lo que intentaron hacer, para que el siguiente desquiciado que se le ocurra hacer cosas para destruir nuestras libertades públicas, nuestra paz política como país, lo piense dos veces”.

Además del impacto que provocó el atentado, tanto a nivel físico como emocional, explicó que el incidente también modificó su percepción sobre el país. “Yo creo que no sabemos de que se trató este atentado”, señaló. Agregó que lo que se descubra en la investigación “va a ser muy importante para que entendamos que clase de país, y que clase de sistema político tenemos”.

El directivo dijo que previo al atentado en su contra pensaba que en el país “uno podía tener un comportamiento ético en lo público, consecuente en lo político y de excelencia en la gestión sin correr estos riesgos que se corren en otros países. Me apena pensar que Chile pueda convertirse en uno de esos países”. Si bien afirmó que lo vivido no modificó sus actividades en la empresa, si lo hizo a nivel familiar, ya que tomó algunas medidas de seguridad que también se han extendido a otros directivos de la minera.

Landerretche dijo que terminará su periodo al frente de la minera, que finaliza en mayo de 2018. Sobre su futuro tras Codelco, aseguró que también dependerá de como se resuelva el caso. “Eso va a determinar mis acciones”, dijo.

Fuente: La Tercera

adminNoviembre 17, 2016
trabajadores___-540x350.jpg
6min2420

La Comisión Nacional de Productividad (CNP), que es parte de las medidas de la Agenda de Productividad del Gobierno, presentó ayer en Calama su preinforme del sector minero. Estudio que será entregado íntegramente en abril de 2017, en el que se busca establecer los factores que han deteriorado la productividad de la minería nacional en los últimos 15 años.

Análisis exhaustivo

Al respecto, el secretario ejecutivo de la CNP, Alfie Ulloa, explicó que para elaborar este informe se entrevistó a más de 500 personas de 12 empresas mineras, entre trabajadores, proveedores, subcontratistas, gerentes y presidentes ejecutivos, tanto de Codelco como de operaciones privadas. Además de otras 7 firmas del extranjero.

“La conclusión es que tenemos un enorme espacio para mejorar, tanto dentro de Chile, donde tenemos empresas que son el doble de productivas que otras, y entre Chile y el mundo, porque vemos que la mejor de afuera es el doble de productiva que la mejor de Chile. El margen de mejoría, de ganancia, es enorme y hace que valga la pena el esfuerzo”, aseguró Ulloa, quien desarrolla este trabajo desde abril.

Enormes diferencias

“En Chile hay márgenes muy grandes, en medidas de productividad, entre los mejores y los peores. Hay un 100%, es el doble de distancia. Entonces hay muchísimo espacio para que las empresas chilenas miren dentro del país cómo pueden hacer mejor las cosas. No tienen que ir a Canadá, pueden aprender del mejor de Chile, en gestión, prácticas, estructura, organización y después pueden ir a Canadá, donde está el mejor de los que estamos viendo afuera”, profundizó el economista.

Mención a Canadá que no es casualidad, pues el país norteamericano quintuplica la productividad de la minera más baja de Chile y duplica lo que logra la mejor de las operaciones nacionales. “Hay muchísimo margen de eficiencia que uno pudiese aprender dentro el país y el mejor de Chile podría ir afuera para ver qué cosas puede mejorar”, añadió el ejecutivo, quien espera que entre los próximos 5 a 10 años, el sector minero sea muchísimo más rentable y solo aprendiendo de prácticas que se realizan en Chile.

El estudio, el primero en el mundo con este grado de detalle, además de recomendaciones a las empresas y al sector minero en general, entregará directrices a distintos ministerios: Trabajo, Educación, Energía, Obras Públicas, entre otros, “porque la productividad no es solo un problema de minería, este es un sector muy complejo que requiere de muchos insumos, y lo que creemos es que en esta década de la productividad que estamos avizorando, tiene que haber responsabilidades compartidas entre los trabajadores, las empresas y el gobierno, La ganancia puede ser muy grande”, dijo el secretario ejecutivo de la CNP.

Sueldos no son la clave

Sobre cuáles podrían ser estas recomendaciones, Ulloa detalló que la comisión está “preocupada” de hacerlas en los ámbitos en que podría tener una capacidad de éxito, es decir, regulación, la gestión del gobierno y la coordinación del sector minero en general, “con lo que podríamos tener mejoras de productividad”.

Consultado sobre si los sueldos, bonos y beneficios tienen impacto en hacer más o menos productiva una minera, dijo que “la parte de nuestro análisis que mira sueldos y beneficios, mira a qué están vinculados, no tanto el nivel. Nosotros no nos metemos en los precios, los costos o las remuneraciones, porque la productividad es la capacidad productiva y uno puede tener mucha capacidad con sueldos altos o mucha capacidad productiva con sueldos bajos”, expuso.

Preocuparse a tiempo

El presidente del directorio de Proloa, Víctor Realini, entidad que organizó la presentación del preinforme junto a la Sofofa; dijo que este estudio debe ser visto como “una oportunidad”, pues hace una mirada a mediano y largo plazo sobre la productividad, en la que “todos los involucrados tienen un papel que cumplir”.

“No solo tenemos que mejorar en las faenas, empresas de servicios o las mineras en particular, sino que tenemos que mejorar en todo, hay una cadena, que incluso parte de servicios, en la organización. Todo tiene importancia en la productividad, eso es lo importante”, opinó el empresario.

“Hay muchos detalles que debemos asumir en conjunto, los que prestamos servicios y el que nos contrata, tenemos un objetivo común, vamos en diferentes embarcaciones, pero el destino es común, y es ahí donde tenemos que sumarnos”, agregó Realini.

Sobre el actual momento que vive el sector por las bajas sostenidas del precio del cobre, despidos, el término de contratos, entre otras repercusiones, el director de Proloa dijo que “lo lamentable es que nos preocupemos de la productividad cuando hay necesidad, creo que uno debe ser productivo siempre, con vacas gordas o vacas flacas y no preocuparnos cuando las cosas ya no estén bien”, consideró.

Fuente: El Mercurio de Calama

adminNoviembre 15, 2016
André-Sougarret_Minera-Centinela_057-540x350.jpg
8min2370

Como una simple coyuntura ve el gerente general de Minera Centinela, André Sougarret, el salto que ha experimentado el metal rojo tras la elección de Donald Trump como Presidente de Estados Unidos.

El ejecutivo conocido por su papel clave en el rescate de los 33 mineros y hoy a cargo de un distrito cuprífero clave de Antofagasta Minerals, presenta los planes futuros de los yacimientos El Tesoro y Esperanza, ubicados en la II Región, a casi dos años y medio de la fusión de dichos activos.

“Nuestro objetivo es poder meternos en el segundo cuartil de costos. Estructuralmente el proyecto está para que estemos en esa posición”, dice.

Adicionalmente expone el plan de reducción de costos que está llevando adelante el distrito minero que este año tiene como objetivo el ahorro de unos US$60 millones: a la fecha se ha alcanzado cerca de 80% de esa meta.

Sin embargo, los ahorros no quedarán ahí, porque Sougarret estima para el próximo año nuevos objetivos con el fin de hacer frente a la caída del boom minero.

¿Cómo se analiza el alza que ha tenido el precio del cobre durante las últimas jornadas? ¿Es un veranito de San Juan?

-Yo creo que es un veranito de San Juan. No hay indicadores de mercado que digan que esto es sostenible en el tiempo. Probablemente tiene que ver con la volatilidad a propósito de la incertidumbre que están provocando los cambios en Estados Unidos. No creo que se mantenga. Las proyecciones son mantener el precio de este año los próximos años, el año 2017 en particular.

¿Cómo ven este año para Centinela en términos productivos?

-Hoy respecto al año pasado esperamos subir levemente la producción. En 2015 tuvimos cerca de 220 mil toneladas y vamos a ir a 234 mil (…) Nuestro objetivo es meternos en el segundo cuartil de costos. Estructuralmente el proyecto está para que estemos en esa posición.

Han bajando muy drásticamente el costo de caja en lo que va del año, ¿A qué se debe esto?

-Parte de los resultados se dan de la fusión que tuvimos en su momento. Lo que hemos bajado particularmente son la distancia de transporte y los costos de la mina, que son variables importantes para el cálculo de costos final, y otras iniciativas internas que tienen que ver con la mejora de productividad: la simplificación funcional, es decir, todas las áreas que apoyan a la producción, y por otro lado abordar el tema de mantenimiento que es relevante para el costo final del proceso completo.

La minera tiene un agresivo plan de optimización de cara a 2020. ¿Tienen estimaciones de cuánto recortan con esto?

-Lo que tenemos hoy día es un plan de optimización que hemos ido generando durante el último año. En particular durante este año nuestro plan de reducción de costos apunta a US$60 millones, y hoy estamos a un 75-80% de cumplir esa meta por lo tanto los costos que estamos proyectado hacia finales de año se ajusta al presupuesto que teníamos. La idea es poder mantenerlo en materia de costos en los próximos años y mejorarlo con un yacimiento más difícil. Tenemos que agregar nuevos programas de reducción de costos de los que hoy día estamos presupuestando, pero hoy no tenemos la meta final de cuánto será en los próximos años.

Hoy en el mundo minero hay una tendencia de compartir infraestructura para reducir costos, ¿están hablando con alguna?

-Nosotros lo estamos haciendo entre el grupo minero. Nosotros compartimos la entrega del agua a Antucoya, es decir, Antucoya se nutre de la cañería que va a Centinela y como parte de diseño nosotros ampliamos la capacidad de porteo; y todos los proyectos futuros que vienen en Centinela ocupan el mismo territorio. Ampliaremos el puerto cuando ampliemos la concentradora, por lo que tenemos una franja de infraestructura definida y que para nosotros es estratégica para darle salida a los proyectos futuros de la compañía.

En la medida que aparezcan más proyectos con las exploraciones, es una ventaja que vamos a seguir pensando, por el momento es solo Antucoya y Centinela. Zaldívar queda demasiado lejos.

A dos años de la creación del distrito Centinela, ¿cómo evalúa su implementación?

-Fue un proceso que al principio de entendió solo como de reducción de costos, que en la práctica funcionó pero que no ha sido suficiente para enfrentar el desafío, pero nos ha permitido habilitar lo que será el desarrollo futuro a través de infraestructura común que vamos a utilizar y generar un concepto de operación en que podamos utilizar mejor los recursos a nuestra disposición. Es bastante positivo y es parte de lo que está desarrollando el grupo minero en Pelambre y Centinela.

¿No han evaluado incluir a Antucoya en el distrito?

-Eventualmente podría ocurrir. Hoy no está definido así, pero se podría dar la coyuntura futuro que fuera integrada en una sola operación futura en el norte.

Uno de los objetivos de la minera es llegar a las 400 mil toneladas anuales, ¿cuándo se concretará eso?

-Hoy día estamos desarrollando el proyecto de MC, parte de la cartera que todavía está activa dentro del mercado minero. El proceso que estamos hoy día está próximo a salir el estudio de impacto ambiental (EIA), y dentro del próximo año se hará la factibilidad. Esperamos hacia finales del 2017, principios del 2018, tomar la decisión final. Obviamente nos favorecerá tener mejores costos, eso nos va a ayudar a que el proyecto sea más fácil de aprobar.

Y ese proyecto incluye dos fases.

-La fase 1 en realidad es ampliar la concertadora, hacer una nueva, abrir un nuevo rajo que se llama Esperanza Sur, la primera etapa es llegar a una concentradora de 90 mil toneladas por día y la segunda etapa, a 150 mil toneladas adicionales.

Fuente: Pulso

adminOctubre 17, 2016
56e88654e5eb4_large.jpg
4min140
En su programa difundido ayer, el destacado periodista se involucró en la pelea entre Antofagasta Minerals y Glencore sobre el botadero de la minera Los Pelambres. En el reportaje difundido, toma el argumento de Glencore: que la minera chilena usó sus terrenos en Argentina como un basural, causando daños medioambientales y económicos.

El destacado periodista argentino Jorge Lanata, que ya había advertido sobre acciones irregulares del ex presidente Sebastián Piñera y de Latam Airlines, ahora apuntó a otro grupo empresarial chileno: el de la familia Luksic.

En su programa de este domingo se metió de lleno en la pelea entre Antofagasta Minerals y Glencore sobre el botadero de la minera Los Pelambres. Y el reportaje toma el argumento de Glencore: que la minera de los Luksic usó a la Argentina (donde la minera anglo-suiza tiene un proyecto minero) como un basural, causando daños medioambientales y económicos.

Glencore exige que Los Pelambres traslade el botadero a territorio chileno, y lo indemnice. El costo de eso ascendería a US$ 200 millones más la indemnización. La minera chilena ha dicho que eso es impracticable, ya que significa mover 27 millones de toneladas de material y el daño ecológico sería enorme.

Mira el reportaje

En el programa lo describen como un escándalo internacional y entrevistan a un abogado que hace hincapié en los lazos políticos y el poder económico de la familia.

Desde Antofagasta Minerals acusan que nunca nadie del programa los contactó y que solo tomó la posición de Glencore. Y señalan que esta es una empresa muy importante y poderosa en Argentina, con influencia en la provincia de San Juan.

No está en discusión que parte del botadero, que es donde se depositan los desechos de Los Pelambres, está en un terreno de Glencore en Argentina. Eso Los Pelambres no lo niega, pero su argumento es que actuaron de buena fe y citan estudios que descartan un daño medioambiental.

Refieren que los mapas oficiales con el límite fronterizo de la zona cambiaron en 2008, sin que el Estado de Chile lo informara adecuadamente y que, entonces, una parte del botadero Cerro Amarillo del yacimiento Los Pelambres pasó de estar en territorio chileno a suelo argentino.

En mayo de este año Antofagasta Minerals llegó a un acuerdo con el gobierno de la provincia de San Juan para cerrar el botadero e invertirá US$ 20 millones en la operación. El acuerdo no afecta los procesos judiciales que Glencore tiene contra la minera chilena y lo ven como una medida “transitoria y precuatoria” mientras dura el juicio.

Fuente: Diario El Día

adminSeptiembre 16, 2016
landerreche-logo-codelco1.jpg
2min170

Proactivo estuvo el presidente del directorio de Codelco, Oscar Landerretche en las dos visitas que efectuó al Congreso esta semana y donde propuso seis soluciones para apuntalar a Codelco.

La primera, y reconocida por él como la que menos le gusta sería que el Estado reconociera el sobreendeudamiento de la Corporación, y asumiera una garantía explícita.

La segunda involucra la inyección de capital a través de una ley de recapitalización estructural de la firma que puede funcionar a través de una meta (de Ebitda, por ejemplo), basada en un superávit efectivo del PIB, mayor o igual a 1%.

Otra fórmula sería también a través de esta ley, pero con una política permanente de retención de dividendos (40%).

Otras opciones son la derogación de la Ley Reservada del Cobre, acompañada con una ley de retención, y un ajuste de la ley, limitando el monto a la generación de excedentes.

Las dos restantes implican el uso del Fondo Estratégico de las Fuerzas Armadas, o acogerse a la ley de capitalización, que implica la entrega de US$ 800 millones por año entre 2016 y 2018.

Fuente: La Tercera

adminSeptiembre 13, 2016
Foto-2_Diego-Hernandez-540x350.jpg
5min130

“No hay ni un puto peso”. La frase del presidente ejecutivo de Codelco, Nelson Pizarro, lanzada hace algunas semanas encendió las alarmas por la situación financiera de la estatal y se reabrió el debate sobre la derogación de la Ley Reservada del Cobre, que obliga a la cuprera a entregar a las Fuerzas Armadas (FFAA) el 10% de sus ventas anuales.

En ese escenario, el actual presidente de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami) y ex presidente ejecutivo de Codelco entre 2010 y 2012, Diego Hernández, no quiso quedar ajeno al debate y lanzó una idea que busca destrabar el tema, entregando tiempos y soluciones temporales.

Así, Hernández propuso la creación de una ley corta que posibilite a Codelco no entregar el 10% de sus ventas anuales a las FF.AA. en hasta tres años más, siempre y cuando la cuprera no registre utilidades.

En dicho período las instituciones castrenses tendrían que usar el fondo de reserva que contempla la ley, mientras que el mundo político tendría que trabajar en generar una normativa que defina una fórmula para financiarlas de forma permanente.

La idea, además de entregar tiempo, permitiría que las finanzas de la empresa no sigan siendo afectadas por esta obligación.

“Esto depende un poco de cuánto tenga el fondo de la Ley Reservada del Cobre, que son cifras confidenciales porque están relacionados con la defensa nacional. Si tiene suficientes fondos como para financiar los próximos uno, dos o tres años, eventualmente se puede hacer una ley corta con una tregua donde Codelco solamente pague el impuesto durante ese período, si está generando los excedentes suficientes para pagarlo. Eso daría tiempo para una discusión que puede llevar dos años, porque es un tema complejo y delicado relacionado a la defensa nacional”, esgrimió el líder gremial a Radio Infinita.

“La Ley Reservada tiene una característica que es que es un impuesto a las ventas y no a las utilidades, entonces en una situación como la actual con precios bajos y donde la empresa está generando menor margen operacional, da paso a una situación donde el impuesto que está pagando es mucho más alto que los excedentes que puede entregar, entonces en el fondo se tiene que endeudar para poder pagar el impuesto de la ley reservada y eso no es una situación sana ni lógica”, añadió.

En esa línea, el ejecutivo, que también lideró Antofagasta Minerals del grupo Luksic, afirmó que la propuesta permite solucionar el hecho de que la derogación de la ley no está incluida en el programa de gobierno.

“Hoy el gobierno dice ‘tenemos demasiadas cosas y no está en nuestro programa, posterguemos eso’, entonces habría que buscar una solución intermedia o temporal”, indicó.

Actualmente, Codelco aboga por una capitalización por parte del Estado de US$ 800 millones que le permitiría financiar parte de su plan de inversiones por US$ 25 mil millones. Una mala noticia en este sentido, podría implicar la postergación de proyectos y la reducción de dichas inversiones en unos US$ 2.500 millones.

La estatal, que informó a fines de agosto pérdidas por US$ 97 millones, ha debido enfrentar los problemas de costo y los bajos precios del cobre, cuyo valor ha caído 17,6% en lo que va del año, frente a igual período de 2015, pasando desde US$ 2,6 la libra a US$ 2,14.

Con todo, la cuprera enfrenta una deuda en torno a los US$ 14 mil millones y ha reconocido que tendría US$ 538 millones en caja hoy día si es que no existiera la Ley que los obliga a financiar a las FFAA.

Fuente: La Tercera

adminAgosto 29, 2016
Foro-VOCES-MINERAS-060_Codelco-Chuquicamata-540x350-1-1.jpg
7min170

“No hay un puto peso”. La frase del actual presidente ejecutivo de Codelco, Nelson Pizarro, caló hondo en el debate nacional. Aunque el ingeniero se refería a la respuesta que da a los sindicatos para contener sus demandas de millonarios bonos, sirvió para que Hacienda ilustrara al país la difícil situación del erario fiscal. Porque con la caída del precio del cobre, este año las mineras han aportado poco al fisco, y Codelco en concreto bastante menos que antes, porque al primer semestre enfrenta pérdidas por US$ 97 millones.

Aún con este saldo en rojo, la estatal transfiere el 10% de sus ingresos a las Fuerzas Armadas en virtud de la Ley Reservada del Cobre, una norma que esta semana salió nuevamente a la palestra.

Como la empresa enfrenta inversiones históricas -US$ 21.805 millones entre 2016 y 2018-, requiere aportes del Estado. A diferencia de su competencia, la corporación recibe poco capital de parte de su dueño, el fisco de Chile, por lo que hoy su nivel de deuda asciende a US$ 13.083 millones al 2015 y se ha multiplicado por más de cinco veces desde 1990. El aporte del dueño, sea a través de más capital, utilidad retenida o venta de activos, suma US$ 5.357 millones en el mismo lapso.

Entre 2005 y 2015, mientras las principales empresas mineras retenían utilidades equivalentes al 38,5% de sus ganancias, Codelco solo mantenía un 9,6% (ver infografía). Por ello, los ex presidentes de la corporación coinciden en que el fisco debe aportar para financiar las inversiones en los proyectos estructurales.
Marcos Lima: “El gran problema de Codelco es que tiene un dueño muy pedigüeño”

La época de Marcos Lima como máximo ejecutivo de Codelco, entre 1996 y 2000, fue de vacas flacas. El cobre se situó bajo el dólar por libra y debió lidiar con las secuelas del caso Dávila. Tras su paso como máximo ejecutivo de la estatal, el ingeniero y actual académico en la UC integró la mesa directiva de la corporación.

-¿Hace algún mea culpa como presidente ejecutivo?

“Fui presidente hace 20 años, en una situación de precios muy bajos, no sé si se podría haber hecho algo distinto. Sacamos adelante Radomiro Tomic, tratamos de generar excedentes en un contexto muy estrecho”.

-Codelco está descapitalizada y sobreendeudada. ¿Era posible evitarlo?

“Cuando era presidente, nunca le pedí plata al fisco. Y después, siendo director, cuando le pedimos en el gobierno de Piñera, siendo Diego Hernández el presidente ejecutivo, Piñera no nos quiso pasar plata, no nos dieron lo que pedimos”.

“Lo que pasa con Codelco es más estructural: tiene un dueño, el Estado de Chile, que es muy pedigüeño. Y lamentablemente esta industria requiere de enormes reinversiones, continuamente, porque si no las minas se van poniendo viejas, producen menos, con menor ley, con costos más altos”.

-¿Cómo puede Codelco invertir sin seguir endeudándose?

“Yo he planteado recurrir al fondo de reserva de las Fuerzas Armadas, con un interés razonable, y utilizar esos recursos para capitalizar Codelco. Pensemos que esos recursos son aportados por Codelco a través de la Ley Reservada del Cobre, es justo”.
Diego Hernández: “La compañía debería ser capaz de pasar por este período relativamente indemne”

Seleccionado por un head hunter y con la venia unánime del directorio llegó Diego Hernández a la presidencia ejecutiva de Codelco a mediados de mayo de 2010. Venía de BHP Billiton, donde había escalado hasta convertirse en el máximo ejecutivo del área Base Metals, y además había pasado por todas las grandes mineras privadas: Anglo American, Rio Tinto, Vale y BHP. Sus dos años en la estatal -a la que renunció por diferencias con el entonces timonel del directorio, Gerardo Jofré- estuvieron marcados por un impulso a los proyectos estructurales, el ajuste de costos y mejoras productivas, así como una permanente tensión con los sindicados. Por lo mismo, es renuente a hablar de la estatal.

-¿Cómo Codelco puede sortear la crisis en la que está?

“Codelco tiene yacimientos que son buenos, y debería ser capaz de pasar por este período relativamente indemne”.

“Y si bien tiene dificultad en financiar estos proyectos, tiene que seleccionar qué puede hacer y qué no, aún tiene grados de flexibilidad”.

-¿Estima que a Codelco le ha golpeado más la crisis que al resto?

“El desafío que tiene Codelco es que tiene un nivel de endeudamiento alto y proyectos que tienen un plazo de ejecución relativamente extenso, los que cuando estén en funcionamiento no significan un gran aumento de producción, sino que implican más bien mantener la producción actual. Ese es un desafío difícil de resolver”.

-¿El endeudamiento es su principal problema?

“Codelco es de las empresas que tienen una deuda más alta en relación a su producción; entonces sí, ese endeudamiento te quita grados de libertad para ver distintas alternativas”.

-¿Cree que el Estado ha optado por la alternativa correcta al no capitalizar adecuadamente y a tiempo a Codelco?

“El Estado de Chile ha fallado como dueño de Codelco, pues ha tenido un comportamiento de rentista pasivo, y no de dueño-empresario. Ninguna empresa minera de esa envergadura ha sido capitalizada en forma tan mezquina y poco visionaria a lo largo de los más de 40 años de existencia de Codelco, y esto, independientemente del color político del Gobierno de turno”.

Fuente: El Mercurio

adminAgosto 24, 2016
MG_0060-540x350.jpg
4min170

Tras manifestar que las condiciones para hacer minería hoy “son sumamente complejas”, el presidente ejecutivo de Codelco, Nelson Pizarro, manifestó que “hay que aguantar, porque va a venir una recuperación y hay que estar preparados para ello”.

Invitado para hablar sobre “gestión de recursos en condiciones complejas” durante el coloquio “Aporte de la minería al desarrollo de Chile, apuntando al crecimiento”, organizado por el Ministerio de Minería y el Instituto de Ingenieros de Chile (IIMCh), el ejecutivo instó a asumir la productividad como “bandera de lucha, a todo evento”, superando el presente con reducción de costos y asegurando el futuro con innovación.

De acuerdo con Pizarro, el éxito no se mide en toneladas de roca movida o procesada, sino en rentabilidad. El camino, dijo, “es enfrentar el deterioro de las variables con foco en la innovación”. Puntualizó que en Codelco están orientando la innovación a trasformar el conocimiento en valor. Ello, a pesar de que la estatal está gastando hoy por este concepto menos que en el boom minero: en 2011 destinaba del orden de 0,9% de las ventas y actualmente ese porcentaje alcanza al 0,15%.

El ejecutivo destacó que Chile tiene una potente base minera, pero que hay que ser capaz de convertir esos recursos geológicos en reservas mineras. Asimismo, enfatizó que no se puede manejar esta industria con una visión de corto plazo, contexto en que señaló que la minería es adicta al Capex, porque “permanecer en el negocio del cobre significa invertir”.

Tormenta perfecta

El presidente ejecutivo de Codelco recalcó que la industria está pasando por una tormenta perfecta, donde el problema principal es la volatilidad e incertidumbre de la economía mundial, escenario en que los costos de financiamiento se han cuadruplicado con respecto a las tasas de inicio de la década.

De hecho, el menor precio del cobre y la diferencia por tipo de cambio han impactado el Ebitda de Codelco en US$646 millones, a marzo de 2016.

Sobre la futura cotización del metal, Pizarro estimó que hacia 2017 se situaría en US$2,17 ó 2,18 la libra, y que no es descabellado pensar en US$2,50 y US$3 para el largo plazo.

Insumos críticos

En materia de insumos críticos, y particularmente respecto de la energía, el presidente ejecutivo de Codelco destacó que con la reciente licitación eléctrica “hay una luz de esperanza” para la gran minería, porque si bien las empresas ya tienen contratos firmados por los próximos tres-cuatro años, confían que en el futuro podrían acceder a valores diferentes.

En relación con el consumo de agua por parte de la industria, expresó que es cada vez más irracional desarrollar minería a partir de la explotación de acuíferos e hizo mención a que Codelco planea “oceanizar”, idealmente, todo su consumo de agua, posibilidad que se hace más viable con precios futuros de la energía que podrían ser menores. “Con los precios actuales son pocas las mineras que pueden soportar el uso pleno de agua de mar”, advirtió.

adminAgosto 24, 2016
MG_0011-540x350.jpg
4min120

“El  riesgo país no basta”. Con esa frase Diego Hernández, vicepresidente de Sonami, resumió el rol que debe jugar el Estado para volver a atraer las inversiones, ofreciendo reglas claras y con estabilidad tributaria. Recalcó la importancia de esta última, “sobre todo la del royalty”, dijo.

Al intervenir en el Coloquio “Aporte de la minería al desarrollo de Chile, apuntando al crecimiento”, organizado por el Ministerio de Minería y el Instituto de Ingenieros de Chile (IIMCh), el ex presidente ejecutivo de Antofagasta Plc instó al Gobierno a revisar las condiciones para volver a atraer las inversiones, e hizo hincapié en la necesidad de una regulación más eficiente. “Hoy tenemos una torta de mil hojas de regulaciones”, opinó.

Cartera competitiva

Según Hernández, Chile tiene una cartera de proyectos mineros competitiva. Manifestó que los acuerdos sociales, confianza y gobernabilidad son esenciales para transformar ese potencial en realidad. Asimismo, sostuvo que el país debe aprovechar las ventajas estructurales que tiene para el desarrollo minero: su calidad de yacimientos, un parque productivo instalado y maduro, acceso a puertos, así como su trayectoria de país minero.

“La producción tiene espacio para seguir aumentando si se hacen las inversiones”, afirmó.

Mercado del cobre

En cuanto al mercado del cobre, el vicepresidente de Sonami dijo estimar que la oferta y demanda global estén ajustadas hasta 2020, con una demanda por parte de China que aumentaría del orden de 1,2 o 2% anual. Luego, sin la entrada de nuevos proyectos, habría un déficit, y el metal rojo sería el primer commodity en recuperarse. Previó que el precio del cobre se mantendría en los niveles actuales en 2016, 2017 y tal vez en 2018. Hizo ver además que construir nueva capacidad productiva demora más que antes, por lo que es probable que los ciclos de precios duren un poco más en ambas direcciones, es decir, que tengamos ciclos bajos más largos y ciclos en alza más extensos que antes.

Impacto regional

En tanto, el gerente general de la Asociación de Industriales de Antofagasta (AIA), Fernando Cortez, llamó la atención sobre la pérdida en la calidad de vida en esa región, a pesar de aportar los mayores recursos al fisco provenientes de la minería del cobre. Hizo notar la fuga de capitales que se da por los trabajadores “conmutados”, es decir, aquellos que trabajan en la región, pero que no viven en ella, estimada en cerca de US$900 millones al año.

Observó que los recursos que entrega la Región de Antofagasta al fisco y los que vuelven a la zona “no conversan”, dado que se dan en una relación de 8 a 1. De acuerdo con Cortez, “es una responsabilidad pública” propender a una mayor reinversión en aquellas regiones que generan excedentes para el Estado.

Un tema en que coincidió el presidente del Instituto de Ingenieros de Minas (IIMCh), Juan Pablo González, quien cuestionó que las regiones mineras tengan los más altos indicadores económicos y los más bajos indicadores sociales.

 

adminAgosto 4, 2016
Patricio-Meller-540x350.jpg
11min120

El debate sobre cómo hacer más productivo a Chile le apasiona. Patricio Meller Bock, académico, investigador, economista y con decenas de títulos y reconocimientos a su haber, hoy habla de robótica, de cómo hacer que la tecnología de punta que hoy utiliza la minería trascienda a otros sectores.

También le preocupa la forma en que las distintas indutrias, y en particular la minería, se relacionarán con su entorno ad portas de la Cuarta Revolución Industrial -“no tengo idea cómo va a ser”, advierte- y con una sociedad ávida de respuestas, que hace preguntas incómodas y que no tiene empacho en decir qué espera de una empresa minera.

“Hoy las comunidades están haciéndose una pregunta básica: ¿Qué gano yo con tener una minera acá, aparte de los relaves? Hasta hace cinco años esa pregunta no se hacía, se cuestiona, a la vez que asegura que “las respuestas que se daban antes hoy no sirven”.

Meller será uno de los principales expositores del foro “Política Minera para el Chile del siglo XXI”, organizado por la asociación gremial Voces Mineras y el Colegio de Ingenieros de Chile, y que se realizará hoy 4 de agosto en la capital.

En “Desde el cobre a la innovación: Roadmap Tecnológico 2015-2035”, trabajo que usted integró, se discute sobre cómo llevar a la minería chilena en condición de líder al Siglo XXI. ¿Cuál es su visión personal?
Lo más importante es que se generó una visión común, qué pasará con el cobre de acá al mediano plazo y cuáles son los desafíos que tiene el cobre. Fue la primera vez que el sector se juntó y discutió los temas serios fuera de las empresas, porque cada empresa cree que tiene la película completa. Acá hubo un acuerdo no de mirar lo que está pasando con cada uno, sino que qué es lo que percibimos que tiene que pasar con el cobre en los próximos 30 años.

¿Cuáles son los principales desafíos?
Hay dos. El primer punto en que consensuamos es que Chile debería mantener la participación actual en el mercado del cobre: llegar a producir 8 millones de toneladas de acá a 2035, en que en vez de la película actual de reducir a 4 millones si no invertimos y no hacemos nada. Pero no basta con eso: el 80% de la producción de cobre tiene que estar en los dos primeros cuartiles de costos, algo que no ocurre hoy.

¿Cuál es el segundo?
El otro objetivo es que los proveedores se transformen en un sector exportador. Que las exportaciones de los proveedores de cobre a 2035 logren exportar del orden de US$4 mil millones. Esos eran los objetivos. Pero ahora hay que ver cómo lograrlos. Entonces ahí entramos a ver temas específicos: Agua, energía. Lo importante es que empezamos a ver qué desafíos hay.

¿Por qué ha costado desarrollar el segmento de los proveedores?
Necesitamos que los proveedores aprendan a hacer innovación tecnológica, pero vinculada a los problemas tecnológicos que tienen las grandes empresas mineras. Pero para hacerlo tienen un problema no menor. Necesitan espacio de prueba. ¿Quién te va a entregar un espacio de prueba? No es fácil de resolver. Se necesita testear las innovaciones a escala natural. Otro problema son los mandos medios, profesionales chilenos que no confían en proveedores chilenos que sean capaces de producir cosas innovadoras. Chile, en minería, usa tecnología moderna, de punta, pero no la desarrollamos. El sector minero es, por lejos, el más sofisticado tecnológicamente de todos los sectores productivos chilenos, incluyendo al sector financiero, desde el punto de vista de robótica, GPS satelital, control remoto, etc. El cobre yo creo que debería tener un rol, que es el de ser el sector que lleve a Chile a la Cuarta Revolución Industrial: de big data, de sensores, de la internet de las cosas, de la capacidad de análisis de este big data.

¿Hay capacidad de llevar estos adelantos a los demás sectores, que se genere ese intercambio tecnológico?
Yo creo que ese es el gran problema que tenemos. ¿Cómo trasferimos la tecnología de punta? Es crucial que la tecnología moderna esté dominada y sea utilizada, entendida y comprendida por todos los agentes económicos del país. La duda es, ¿quién hace esa transferencia tecnológica? ¿Quién lo financia? Yo he criticado a las empresas mineras porque no lo hacen, pero ellos dicen: ¿Por qué lo tenemos que hacer nosotros? ¿Qué ganamos?

¿Tiene la minería la capacidad de liderar ese proceso?
Ocurre que en Chile la gente no tiene idea la alta tecnología que se usa para producir cobre. A mí me indigna cuando dicen que el cobre se lo llevan con pala. No saben la gran tecnología que hay detrás. A futuro, el cobre va a estar a más profundidad y va a tener que sacar y disponer en alguna parte más residuos. El cálculo que hacemos es un cerro Santa Lucía al día. Pero sin árboles y sin los cañones. Entonces, ¿dónde lo colocamos? No tengo la respuesta, pero hay que empezar a pensar. Entonces, vendrá un problema con el territorio. La minería con la gente. Los depósitos de cobre no se pueden mover. Las personas se pueden mover. ¿Razonamiento lógico? Si queremos sacar el cobre tenemos que mover a la gente.

¿Falta asociatividad en la industria para responder a estas inquietudes?
Claro. Han pasados cosas ridículas, como con el agua. Se montan empresas productoras de agua desalada, que puede costar US$100 millones y en un espacio de 300 kilómetros hay cinco desaladoras distintas. ¿Y si hacías una sola? Falta darse cuenta de repente que colaboración y cooperación entre ellos mismos los beneficia y les permite ahorrar costos, haciéndose más competitivos.

Respecto al tema costos. ¿Se justifica que hoy Chile tenga un problema de costos en la minería?
Hay muchos factores. Está el tema de las leyes. Importa mucho qué tan profundo está el mineral. Lo que pasa en Chuquicamata. Son otros paradigmas. No es tan automático. Pero el problema mayor que ha aparecido es la licencia social. Hoy puedes tener el mejor proyecto, pero si no tienes lciencia social, capotaste. Hoy las comunidades están haciéndose una pregunta básica: qué gano yo con tener una minera acá. Aparte de los relaves. Hasta hace cinco años esa pregunta no se hacía. Porque es una aberración que haya tantos proyectos mineros buenos, paralizados.

¿Cómo ve el tema del litio?
No lo veo. Primero, porque no estoy metido. Segundo, me pregunto ¿cuál es el tamaño del mercado? No es nada. Y no somos los únicos que producimos litio. ¿Qué película se están pasando?

¿Se sobredimensionó el negocio?
Yo creo. Se dice que es el único producto que pueda servir para determinadas aplicaciones. Pero a mí me preocupa mucho más el grafeno. En este país siempre tememos que no nos pase lo mismo que nos pasó con el salitre. El grafeno tiene el potencial de ser un sustituto sintético del cobre. Todavía no se resuelve la parte productiva. Pero me resulta raro que varios países grandes estén invirtiendo tanto en el grafeno, en investigación, en patentes. Hay grandes empresas: IBM; Samsung, gobiernos, metiendo cientos de millones de dólares.

¿Qué saben ellos que no sabemos nosotros?
Claro. El problema es que nosotros debiéramos ser los más interesados en saber qué pasa con el grafeno, no sabemos nada. No estamos metidos en eso. ¿Cómo es posible? Eso me preocupa más que el litio. Para que el litio llegue a multiplicarse por 100 para alcanzar el cobre, está lejos todavía.

¿Puede ser una bandera política?
Yo me preocuparía más del grafeno. Esa es mi respuesta. El litio es el 1% del mercado de cobre. En cambio el grafeno, elimina mi principal producto y puede sacarlo de circulación. Me preocupa, por qué están invirtiendo Japón, Corea, Alemania. ¿Qué están viendo ellos? ¿Hay algo equivalente en inversión en litio? No me parece. ¿Patentes? El grafeno se descubrió en 2002-2003, y al que lo descubrió le dieron el Premio Nobel.


Acerca de nosotros

Minería Chile forma parte de Portales Regionales, una red publicitaria de medios de comunicación digital, abarcando Minería, Turismo en Chile, AgriculturaEmpresas Portuarias y además, diarios electrónicos en las regiones de Valparaiso, O’Higgins y Maule.

Si te interesan post promocionados, link seo, banners o publireportajes, escríbenos.


ventas@portalesregionales.cl