La apuesta por las tierras raras de Minera Biolantánidos en Biobío

La apuesta por las tierras raras de Minera Biolantánidos en Biobío

La empresa del grupo Minería Activa –ligado a la consultora Larraín Vial– centró su foco en la explotación de estos minerales no tradicionales, qu

Codelco: Malos resultados limitan a US$3.000 millones la capitalización
Envíos de Litio podrían alcanzar 1.200 millones de dólares según Corfo
US$ 3.280 millones han ganado en bolsa las acciones de SQM y Cascadas desde noviembre

La empresa del grupo Minería Activa –ligado a la consultora Larraín Vial– centró su foco en la explotación de estos minerales no tradicionales, que son altamente demandados por las industrias automotriz, militar y tecnológica.

Ante la caída de las leyes de los minerales y los incrementos de costos que han dificultado el normal desarrollo del plan de negocios de varios proyectos mineros, significando en varios casos la reestructuración de los mismos, surgen iniciativas que se abren a explorar y explotar nuevos recursos, donde pueden encontrarse mejores márgenes.

Uno de estos casos es el proyecto de exploración y explotación de “tierras raras” de Minera Biolantánidos, perteneciente al grupo Minería Activa, una asociación entre el brazo de capital privado de la consultora Larraín Vial y gestores particulares.

Se trata de un proyecto emplazado en el fundo El Cabrito en la comuna de Penco, Región del Biobío, en un área con alta concentración de tierras raras o lantánidos, como se conoce a este conjunto de 15 metales blandos correspondientes a elementos de la tabla periódica, en que se incluye además al escandio e itrio. Para la producción de estos metales, la empresa desarrolló una planta piloto de pruebas metalúrgicas y pretende implementar una planta a escala comercial a fines de 2016.

Los inicios

Las llamadas tierras raras han adquirido cada vez mayor importancia debido a que son utilizadas en las industrias automotriz y tecnológica, especialmente en productos como notebooks o tablets y equipos del ámbito militar. Advirtiendo su potencial comercial, hace cerca de cuatro años Minería Activa decidió emprender la búsqueda de estos elementos en Chile.

La decisión tomó fuerza cuando el geólogo a cargo del proyecto escuchó a un especialista japonés, en un seminario en Canadá, que el futuro de las tierras raras estaba en China, principalmente en las arcillas. La descripción del experto nipón sobre las condiciones climáticas y de suelo para la formación geológica de los lantánidos, le recordaron las características de la Región del Biobío, lo que motivó el inicio de las exploraciones en esa zona.

Así lo cuenta a MINERÍA CHILENA el director de Proyecto de Minera Biolantánidos, Arturo Albornoz, quien adelanta los planes para posicionarse en el mercado como un nuevo actor de relevancia en la producción de estos minerales y ubicar a Chile como el segundo o tercer mayor productor a nivel mundial, tras el liderazgo de China.

“Posterior a la conferencia, nuestro geólogo volvió a la región y sacó muestras en unos cortes de caminos que tenían presencia de tierras raras en una cantidad atractiva. Como le fue bien, siguió investigando a través de la geología y encontró varios lugares con concentraciones más altas. Posteriormente, durante un año y medio se hizo solamente geología superficial, se investigó la zona, y a principios de 2014 comenzaron las perforaciones”, relata Albornoz.

En sus inicios la iniciativa no estuvo exenta de barreras a sortear. Una de ellas fue la escasa fuente de información existente respecto de las denominadas tierras raras y el hecho de que los profesionales chilenos “estaban configurados para buscar los típicos minerales que hay en el país, como el cobre en el norte”, señala. A ello se sumó la tarea de “volver a culturizar a una región que fue minera; reinventarla y explicarle a las autoridades los trabajos que vamos a realizar”, comenta.

 

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0